Definimos objetivos, generamos un mapa de grupos de interés, analizamos las necesidades, hacemos un planteamiento, concretamos un tono y estilo, creamos un concepto, lo desarrollamos, establecemos los formatos, canales y herramientas… Marcamos de forma conjunta la línea a seguir para explicar la organización, sus actuaciones y sus fines.